Skip to main content
POSTURAS PARA EL PARTO 

Desde el principio de los tiempos las mujeres han dado a  luz en una posición que no es boca arriba si no que  pariendo de pie, en cuclillas, en sillas de parto, a cuatro patas; mujeres pariendo solas, pariendo apoyadas y sostenidas por otras mujeres. Mujeres pariendo en libertad de movimiento. 

En el siglo XVIII  el médico Francois Mauriceau, “obstetra” de la corte del rey de Francia en esa época, proclamó los beneficios de la postura horizontal (acostada boca arriba)  y exigiendo que se eliminara el uso de la silla de parto.

 A partir de entonces, la práctica de que la mujer diera a luz boca arriba se extendió por el  mundo ya que era más cómodo y fácil para el médico cuando tenía que examinar  y realizar un parto intervenido.

Creo que esta información es muy importante conocerla, ya que no solo existe una postura de parto que es la típica que conocemos la Litotomía ( acostada boca arriba). Si no que existen mas posturas que son mucho más ventajosas para dar a luz. 

Aquí te cuento cuales son: 

  • Litotomía: Típica postura boca arriba. El beneficio que tiene esta postura es que el equipo médico tiene un mejor manejo y control  en el parto ya que es una posición más cómoda y fácil  por que se muestra todo el “panorama” que está sucediendo en ese momento.

 Pero no es ventajosa para parir ya que es una posición en contra de la gravedad por lo que dificultad más el expulsivo. Disminuye la velocidad de la dilatación y el descenso, lo que resulta en un aumento considerable de parto instrumentado con fórceps o ventosa.

  • Sentada: Esta es una buena posición para parir ya que es a favor de la gravedad, ya que es una postura más vertical. La posición sentada favorece el descenso y la progresión por la gravedad y la correcta alineación feto-pélvica, siempre y cuando la espalda permanezca erguida y ligeramente inclinada hacia delante.

 

  • Postura de pie con rodillas flexionada: Cuenta con la gravedad como fuerza adicional, lo cual favorece el descenso del bebé. A esto hay que añadir la correcta alineación feto-pélvica (el eje del cuerpo del bebé con el interior de la pelvis de la madre), que hace que el encajamiento de la cabeza sea más fácil. Las contracciones son en esta postura más efectivas, más intensas, más potentes y menos dolorosas.

Pero no se tiene mucho el control ante una eventual emergencia y si el expulsivo es muy rápido puede haber un desgarro mayor.

En esta postura no se puede poner la epidural convencional pero sí la “walking peridural”.

  • Postura decúbito lateral ( acostada de lado): Esta posición es neutra para la gravedad; no se favorece ni se dificulta. El aporte sanguíneo no se ve comprometido ya que no comprime los grandes vasos; posición de elección en caso de hipotensión o hipertensión materna.

Esta posición es la que ha demostrado tener menor número de lesiones perineales y una de las más cómodas para la mujer pues le permite descansar entre las contracciones sin necesidad de moverse y permite epidural convencional.

  • Cuclillas: La gravedad actúa favoreciendo el descenso; el mejor apoyo de la cabeza del bebé hace que el trabajo de parto sea más efectivo y más rápido. Tiene una buena distensión perineal por lo que menos posibilidad de desgarros

 Pero es una postura que cansa si se mantiene durante mucho tiempo (especialmente en las mujeres no acostumbradas a estar agachadas). Seria bueno tener algún apoyo. 

  • Cuadrupedia: Postura en la que la gravedad no actúa, pero no dificulta. De elección ante bradicardias fetales ya que descomprime totalmente los grandes vasos y proporciona una excelente oxigenación fetal y materna. Enlentece un parto rápido.

La pelvis es completamente libre, evita la tensión sobre la zona anal, lo cual es muy importante en caso de hemorroides y es una de las posturas que menor probabilidad de episiotomía o desgarro presenta, junto con la lateral.

. Es cansadora para un parto largo, pero se puede modificar apoyando el tronco sobre la pelota, sobre la cama o sobre un acompañante, facilitando a su vez la posibilidad de aplicación de masaje en la espalda.


Todas estas posturas tenemos para poder hacer en trabajo de parto pero ninguna postura es ideal todas tienen sus ventajas y desventajas por lo que tienes que elegir la que es adecuada para ese momento. No todas las mujeres parimos de la misma manera y sino que la mujer se posicionará en una u otra en función de sus necesidades, de su comodidad y de lo que necesite su bebé para poder salir. 

Es importante que te familiarices con estas posiciones, las practiques y las hables con tu equipo médico para poder llegar mejor  preparada al momento del parto, así puedas sentirte más cómoda y segura y  poder actuar de la mejor manera posible en el momento en que nacerá tu bebé.

Si quieres prepararte para el parto y no sabes como hacerlo te recomendamos nuestro servicio preparación para el parto lo puedes tomar a partir de las 32 semanas de gestación. 

 

                                                 Escrito por Klga. María José Chávez

Deja una respuesta

Abrir chat
1
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?